Seguidores

26 septiembre 2019

Roses, El Mas Oliva, Puig de l'Aliga, Pla d'en Caussa, Pla de Gates

22/09/2019
La población de Roses es de la Costa Brava una de las más conocidas por su bum turístico en épocas veraniegas. Pero también esconde en su interior una parte menos conocida, como es… el Valle del Alzeda, con rincones de singular belleza y entornos incomparables, como sus monumentos megalíticos, en la zona conocida como necrópolis de Montjoi.
Salimos desde Parx Histórico i Arqueològic de Roses situado en el paseo marítimo.
Enfilamos por diferentes calles (Ronda Miquel Oliva Prat, Sevilla, Lluís Companys), hacia la zona deportiva ubicada en la residencial del Mas Oliva, seguimos dirección a la montaña dejando el cementerio a nuestra derecha, hasta llegar a la C/ Viena, pasadas las primeras casas encontramos un cartel indicando hacia “Roses Paintball” que sube paralelo a la riera. Cogemos esta dirección.
Pasamos por campos de olivos pulcramente trabajados, hasta que empezamos a ascender montaña arriba, por un sendero muy bien fresado y en fuerte ascenso. Pronto tendremos una buena perspectiva sobre el valle y la bahía de Roses, aunque según vamos subiendo y acercándonos a nuestro objetivo la niebla nos va tapando la visión de las posibles panorámicas.

**(El cultivo del Olivo se atribuye a la llegada de los griegos que en el siglo VI aC fundaron las colonias de Empúries y Roses)
Llegado al Puig de Sinols, encontramos un indicador que señala un sendero hasta la “cueva de la loba”. (Pero nosotros seguimos con nuestro itinerario al no tener datos sobre este recorrido). Mas como información el que lo desee puede seguirlo ya que este tiene salida al camino principal a la altura del Puig Cabrit.

Continuamos fin al Puig de l´Aliga (463 m). - En días despejados se puede contemplar unas amplias
vistas sobre la Bahía de Roses y el Puerto de la SelvaIniciamos la bajada por la otra vertiente siguiendo la cresta por el Puig de la Sardina, hacia el plan d´en Caussa. Donde se encuentra Mas d´en Caussa, masía de épocas antiguas con grandes extensiones de terreno, pero que el paso del tiempo ha convertido en un edificio en ruinas  
El lugar también es cruce de camino, seguimos por el que queda a nuestra derecha que nos lleva a la Font de la Vich. Llegando a la pista forestal continuamos a la derecha. (en esta ocasión vamos viendo pinturas amarillas)
Pasamos junto a dos balmas que se encuentran situadas a media pared del Puig de la Malaterra y que están adecuadas con unas cadenas para subir. La primera es visible desde la pista y la segunda está un poco más elevada.
Pasadas estas nos encontramos con otras rarezas históricas que vale la pena conocer. Se trata de elementos representativos de esta ruta por la historia megalítica, unas enigmáticas estructuras de piedra funeraria que aparecen al aire libre en esta zona del parque. (Unas pruebas evidentes de que estas tierras han estado habitadas desde hace miles de año).

La Tomba del General. Sepulcro megalítico de tipo cista Datada del 4.700 -3.400 aC. Desde donde se obtienen unas vistas hacia la Cala Montjoi. Y Cista del Pla de Gates. Datada del 4.700 -3.400 aC
Dejamos el Plan de Gates, cuando llegamos al poste AE146, donde encontramos un sendero que sale por la derecha y que tenemos que seguir para iniciar el descenso.


En el siguiente poste seguimos dirección a la Cova-dolmen Rec de la Quarenten I (2500-2000 aC – Neolítico final).
El sendero enlaza con la carretera de Montjoi que la seguimos a la derecha dirección Roses hasta encontrar otro sendero en el margen izquierdo bien visible por tener unas escaleras de pizarra. Seguimos un pequeño tramo del arroyo, hasta llegar a las primeras casas de Roses, continuamos dirección al puerto por la Avenida de la Riera de Cuana.


Acabamos el recorrido por un ambiente más urbanista, ya que recorre todo el paseo marítimo de Roses, hasta llegar nuevamente al Parx Histórico i Arqueològic. Dando por finalizada esta ruta de unos 14 km.

20 septiembre 2019

Ruta Espacio Natural del Delta del Llobregat

15/09/2019
Tranquila, relajante e interesante la ruta de este domingo cercana la costa central barcelonesa. Entre campos agrícolas y el aeropuerto, nos encontramos con un espacio natural, donde se conserva uno de los parajes menos conocidos del Delta del Llobregat “el humedal del Estany del Remolar /Filipinas”. Laguna que data del s-XI cuando el Llobregat desembocaba en el Mediterráneo justo en este punto. Hoy en día, el río desemboca en el otro extremo del aeropuerto. 
Tiene una extensión de 188 He. Está formado por el estanque del Remolar, la marisma de les Filipines, el arroyo de Sant Climent, la pineda de Cal Francés y una parte de la playa de Viladecans, que constituye una zona de reposo de las aves emigratorias, de paso hacia el sur de la Península Ibérica y África.



Según información de los paneles informativos se pueden observar e identificar aves acuáticas como garzas, cormoranes, patos, avefrías o martinetes. La vegetación, tiene una gran variedad de especies de orquídeas, y uno de los mejores pinares litorales de pino piñonero sobre dunas de nuestro país.
Aproximación desde Barcelona la ruta es casi idéntica a la de la Terminal 1 del Aeropuerto de Barcelona. Hay que circular por la carretera C-31 y tomar la salida 189 que lleva a la mencionada terminal. Y posteriormente nos desviamos (salida 5) que es la única salida antes de la terminal. Después de dos rotondas se llega al punto de salida, dejando el vehículo o los vehículos a la derecha de la segunda rotonda donde hay un parking. Existe otro parking dentro de este espacio natural, pero si optas por él, ¡te perderás un gran paseo con unas vistas espectaculares!

Itinerario
Entrada barrera de la Villada. - Una vez hemos cruzado la 
barrera, seguimos por la zona asfaltada, a nuestra izquierda se encuentra el mirador de la Reguera Salobrosa, que permite tener la primera panorámica hacia la cabecera del Brac de la Vidala y más adelante el mirador circular de madera de la Villada (fuera de servicio). 
Siguiendo por la zona asfaltada llegamos al centro de información, donde explican los posibles itinerarios y te facilitan un folleto informativo.
Caminamos paralelos al canal de la Vidala, hasta cruzarlo por una pasarela de madera, que nos deja en la otra orilla y accedemos a la zona de la Maresma de les Filipines que nos da acceso a la estación biológica del mismo nombre.
Vamos siguiendo las indicaciones al Aguait de la Maresma. Un

panel informativo indica el Prado de las Orquídeas. Aquí al parecer entre los meses de febrero-junio, hay una gran diversidad y concentración de las especies de orquídeas que se pueden encontrar en el Delta del Llobregat.
A lo largo de todo el camino encontramos observatorios encarados a las lagunas todo ellos señalizados como este que lleva al observatorio de la Aguait de la Maresma. Es uno de los observatorios de aves que se encuentra en este punto, desde donde se pueden ver o fotografiar especies diversas.
Otro de los puntos de observación interesantes es la Bassa dels Pollancres, donde se disfruta de un paisaje de aguas poco profundas y de la visión de la comunidad de aves que habitan en el mismo según la época del año.
Regresamos de nuevo al punto de información desde nos dirigimos

hacia la playa de Viladecans-Prat. Siguiendo el camino que hay entre a la riera de Sant Climent y el pinar del Remolar. Al final de camino nos encontramos una torre-mirador de observación de Cal Francés, que permite ampliar la panorámica del entorno de esta zona protegida … de playa virgen, con una vegetación propiamente de dunas, a la desembocadura del arroyo de Sant Climent y al pinar de Cal Francés
Contando la ida y vuelta son aproximadamente un total de 7kms bien planos.
La proximidad al aeropuerto es muy evidente y el paso de los 

aviones es constante, en esta zona, es por eso que se puede ver como los aviones vienen a lo lejos y se van aproximando cada vez más hacia donde nos encontramos permitiendo hacer unas fotografías a baja altura impresionantes… es una experiencia única que seguro a más de uno le sorprenderá.